Sólo un 7% de la población tienen el grupo sanguíneo cero negativo. Son muy especiales porque pueden donar sangre a todo el mundo, les conocemos como donantes universales.

En momentos en que las reservas están bajas,  son donantes muy necesarios.