Donación de Sangre de Cordón Umbilical


Donación de Sangre de Cordón Umbilical

Celulas madre


Después del nacimiento, el cordón umbilical, la placenta y la sangre que contienen son habitualmente desechados. Esta sangre tiene una gran cantidad de células, que pueden ser utilizadas para realizar un trasplante. Aunque hasta hace poco tiempo sólo la médula ósea de donantes voluntarios podía ser trasplantada, actualmente los resultados con células de sangre de cordón umbilical (SCU) son muy prometedores.

¿Para qué sirve la SCU?

Todos los años miles de personas en el mundo desarrollan una enfermedad grave que necesita un trasplante de médula ósea. La tasa máxima de éxito se produce cuando el donante es totalmente compatible con el paciente. Este donante se busca habitualmente entre los hermanos del paciente o a partir de analista de donantes voluntarios. Lamentablemente, sólo en un 30% de los casos se encuentra un donante compatible, dado que los grupos de histocompatibilidad son muy numerosos y diversos. Además el proceso de búsqueda puede ser largo y el enfermo, en muchas ocasiones, no puede esperar. Además de la ventaja de no ser necesaria una compatibilidad total entre la SCU y el receptor del trasplante, en el Banco de Cordón se dispone de un gran número de unidades almacenadas y listas que pueden ser trasplantadas inmediatamente, evitando así el retraso necesario para la colección de la médula ósea de un donante voluntario.

¿Quiénes pueden ser donantes de SCU?

Pueden serlo aquellas mujeres sanas que no tengan riesgo de transmitir ninguna enfermedad infecciosa (Hepatitis, SIDA, etc.) que expresen su deseo de ser donantes y den a luz a un hijo/-a sano.

Procedimiento de la donación de SCU

Para la donación de la sangre de cordón umbilical resulta imprescindible realizar lo siguiente:

  • Una historia clínica detallada a la madre acerca de las posibles enfermedades infecciosas, hematológicas o de cualquier otro tipo que contraindiquen el empleo de la sangre de cordón.
  • La realización a la madre en el momento del parto, de un análisis de sangre para descartar cualquier proceso infeccioso que pudiera ser transmisible a la sangre del cordón, en especial los tests de Hepatitis B y C, HIV y Sífilis, entre otras.
  • Cualquier resultado patológico que resulte en los estudios realizados con motivo de la donación de la sangre de cordón, será comunicado a la madre por el médico responsable.
  • El estudio para su inclusión como donante de SCU se lo realizarán en la consulta de embarazo o bien al ingresar para dar a luz en su hospital. La SCU se recoge después del nacimiento del niño/a y tras clampar el cordón umbilical. Para ello, se realiza una simple punción del cordón habitualmente mientras la placenta está todavía en el útero. Sepa que esta recogida no comporta ningún peligro ni para Usted ni para su hijo.

¿Qué se hace con la SCU una vez extraída?

Siguiendo las directrices del Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical, se envía al Banco de Cordón de Galicia, donde se congela mediante unas técnicas especiales, que permiten que las células no se dañen, y se almacena en tanques con nitrógeno líquido a una temperatura de –196ºC hasta el momento en que sea transplantada a un enfermo compatible. Los datos sobre la SCU serán incluidos en un fichero automatizado de acuerdo a los dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre, de Regulación del Tratamiento Automatizado de Datos y enviados al REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea) que es el encargado en España de las búsquedas de donantes, tanto de médula ósea como de SCU. La sangre del cordón umbilical será empleada para la realización de un trasplante a cualquier paciente anónimo del mundo que lo precise, sin otra preferencia que la mejor compatibilidad posible.