Donar Sangre


Sobre la Donación de Sangre

Requisitos y proceso



Puede donar sangre cualquier persona sana

Requisitos:

  • Tener entre 18 y 65 años.
  • Un peso superior a 50 kg.
  • No padecer ni haber padecido anteriormente ninguna enfermedad transmisible por la sangre (Hepatitis B ó C, SIDA, sífilis, ...)

Proceso de la donación

1

Entrevista confidencial

Antes de donar, el personal sanitario realiza una entrevista confidencial al donante para descartar cualquier problema que impida la donación.
Se le mide la presión arterial, el pulso y se le extrae una gota de sangre de un dedo para ver el nivel de hemoglobina y detectar asi una posible anemia.
2

Donación

El propio acto de la donación dura entre 5 y 7 minutos.
Se utiliza material estéril y desechable, no existiendo ningún riesgo de contagio de ninguna enfermedad transmisible por la sangre.
3

Después de donar

Una vez realizada la donación, el donante se toma un refrigerio consistente en agua ó refrescos y algún alimento sólido.
El volumen de sangre extraído (450 cc) se recupera a las dos horas, por lo que no existe riesgo de debilidad.
Al cabo de unos días recibirá un sms en su teléfono móvil con el resultado de los análisis realizados. Además, si es la primera vez que dona, recibirá en su domicilio el carnet de donante de sangre.

¿A dónde va tu donación?

Fraccionamiento y utilidades




La sangre no se transfunde al enfermo tal y como se extrae, sino que se somete a un proceso de fraccionamiento o separación en varios componentes, cada uno de los cuales se utiliza para tratar diferentes tipos de enfermedades.

HEMATÍES

Los hematíes o glóbulos rojos son parte celular, aportan el oxígeno necesario a todos los tejidos para poder vivir y se utilizan en intervenciones quirúrgicas, trasplantes, hemorragias, tratamiento de anemias, ...

PLAQUETAS

Las plaquetas se transfunden a enfermos de cáncer o leucemia, que presentan una disminución de estas células a causa de los tratamientos que reciben.

EL PLASMA

El plasma es la parte líquida de la sangre. Contiene proteínas utilizadas en casos de hemofilia, algunas enfermedades crónicas, grandes quemados... y para la obtención de productos purificados que solo se obtienen del mismo (hemoderivados).
La sangre tiene una vida muy corta:
- HEMATÍES se conservan a 4º C durante 42 días.
- PLASMA se conserva congelado a -30º C hasta 2 años.
- PLAQUETAS se conserva a temperatura ambiente, 22º C, en constante agitación y solamente duran 7 días.

Todo lo anterior nos da idea de que con una sola donación se pueden beneficiar hasta tres enfermos distintos.

El consumo de sangre para los pacientes es muy variable: en una intervención quirúrgica se pueden utilizar como mínimo 2 unidades de sangre, en un trasplante hepático se puede necesitar la sangre que donan entre 20 y 40 personas.

Dado que la sangre se puede necesitar en cualquier momento, es imprescindible disponer de ella en cantidades adecuadas para hacer frente a cualquier emergencia.

La corta duración de los componentes sanguíneos nos obliga a obtener un numero constante de donaciones cada día para poder hacer frente a todas las necesidades.